You have reached the website

¡Bienvenido al delicioso mundo del café con leche!

La conexión entre la leche y el café, sin duda es un clásico atemporal. Tanto, que el café con leche se ha convertido en una de las variedades de café más populares de todo el mundo. ¿Sabes cuál es su origen o los secretos para prepararlo como un auténtico barista? ¡Adéntrate en el mundo del Café con Leche de la mano de NESCAFÉ® Dolce Gusto®!

Escrito por NESCAFÉ® Dolce Gusto®

Café con leche

Los orígenes del café con leche

Todos sabemos que la leche suaviza el sabor del café y, por eso, muchos la añaden para contrarrestar la intensidad del café solo, pero ¿sabías que esto fue precisamente lo que buscaba quien ideó esta deliciosa combinación de café y leche? La leyenda más popular sobre el origen del café con leche cuenta que en Viena en el siglo XVII el dueño de una posada quiso aprovechar unos sacos de café abandonados por las tropas del gran visir turco Kara Mustapha. Sin embargo, los clientes de la posada no recibieron demasiado bien aquel sabor tan intenso, por lo que el comerciante optó por añadirle crema de leche para rebajar el sabor del café, ¡y voilà! Sin apenas darse cuenta, creó una de las variedades de café más populares de todos los tiempos.

Orígenes café con leche

A partir de esta primera versión del café con leche que se popularizó como café vienés, se han creado infinidad de variaciones, a cuál más cremosa y llena de textura, principalmente en Italia, como el Latte Macchiato o el Cappuccino.

Gran parte de las diferencias entre estos cafés con leche son las cantidades añadidas de leche o espuma de leche, o la forma de prepararlo. Sin embargo, todos tienen algo en común: ¡están deliciosos! Pero no dejes que te lo cuenten, ¡ponlo en práctica con nuestro post 6 maneras de preparar un café con leche!

Cómo preparar un café con leche con las cápsulas de NESCAFÉ® Dolce Gusto®

Preparar un café con leche con las cápsulas de NESCAFÉ® Dolce Gusto® es muy fácil ya que todo lo que necesitas es escoger el sabor que más te guste y unos pocos segundos para que el café esté listo. ¡Lo que más te costará será decidir entre todas las variedades que tenemos!

Para ir abriendo boca, ¿prefieres un café con leche largo para empezar la mañana? o ¿mejor apostar por una variedad más concentrada pero igual de sabrosa como el cortado? Recuerda que, si no quieres tomar cafeína, también tenemos cápsulas Dolce Gusto de descafeinado con leche. El mismo sabor ¡pero sin nada de cafeína!

Cómo preparar café con leche cápsulas Dolce Gusto

Además, te recordamos que, con nuestras especialidades de café con leche, las proporciones no son algo de lo que te tengas que preocupar, ya que en estas variedades de NESCAFÉ® Dolce Gusto® la leche ya está incluida. Así que, cuando ya te hayas decantado por alguna de nuestras cápsulas, solo tienes que colocarla en el cabezal de tu cafetera Dolce Gusto®, seleccionar la medida de agua recomendada para la variedad en concreto, y esperar unos pocos segundos hasta que tu taza esté lista. Sencillo, ¿verdad?

Cómo acompañar un café con leche

Aunque muchos eligen el café con leche para empezar el día, lo cierto es que es una combinación perfecta para cualquier momento, y eso la hace especialmente versátil para combinar con postres, desayunos, snacks a media mañana…

Por ejemplo, nuestra variedad de Café con Leche Intenso, gracias a su plus de sabor, casa a la perfección con sabores más suaves como el del chocolate blanco o los frutos secos, por lo que se convierte en la variedad ideal para disfrutar junto con el postre. ¿Qué te parece si acompañas esta intensa taza de café con unas galletas de chocolate blanco o una porción de bizcocho de plátano y nueces? Los matices suaves de estas opciones maridan a la perfección con la intensidad del café sin quitarle el protagonismo a su sabor. ¡Pruébalo!

Acompañar café con leche

Para variedades más suaves y cremosas como nuestro Cortado o la variedad Delicato, busca sabores más intensos que complementen el café pero que no contrarresten su personalidad llena de matices. Truco de barista: apuesta por añadirle algo de fruta a tus recetas para darle un toque extra de vitaminas como, por ejemplo, los muffins de manzana y canela, o unas galletas de avena con naranja. Delicioso, ligero, ¡y además sano!

También puedes completar tu café con leche con infinidad de toppings. Nosotros te proponemos que apuestes por el café con leche y miel en los días más fríos o por un shakerato, es decir café con hielo agitado en una coctelera, para los más calurosos.

Estas son solo algunas de las opciones más sencillas pero las variedades son infinitas, ¡solo necesitas echarle imaginación! Y si te quedas sin ideas, siempre puedes buscar inspiración entre nuestras mejores propuestas de maridaje de café.