You have reached the website

Disfrutando de un brunch en Europa

Lo que empezó siendo una moda casi exclusiva de los domingos, poco a poco se ha ido consolidando hasta convertirse en un tentempié imprescindible entre el desayuno y la hora de comer. Estamos hablando del famoso brunch. ¿Te apuntas a un road trip por los mejores brunch europeos?

Escrito por NESCAFÉ® Dolce Gusto®

brunch

Nos vamos a Londres, la cuna del brunch

Por si aún no lo sabías, este famoso tentempié entre el desayuno y la comida, nació en Inglaterra a principios del siglo XIX, por lo que no podía faltar Londres entre nuestras paradas obligatorias.

Los auténticos brunch londinenses se estilan más durante el fin de semana, cuando se puede disfrutar con calma de este delicioso break matutino y, realmente, ¡puedes encontrar de todo en ellos! Desde dulces a salados: bollería, huevos, salchichas, pastas, ensaladas, carnes… Pero si quieres disfrutar de un brunch típico inglés con estilo vegetariano, ¡toma nota! Se trata de un plato de lo más completo que incluye huevos, espinacas, tomate, champiñones, hash brown y tostadas.

brunch vegetariano y té

Por supuesto, no te olvides de acompañarlo de un buen té, nuestra propuesta: completa tu brunch vegetariano con un Marrakesh Style Tea.

Desconecta con un brunch en Mallorca

Conocida como la isla de la calma, Mallorca es un pequeño paraíso donde poder disfrutar de la hora del brunch rodeado de la belleza de su entorno.

Si tuviéramos que elegir un solo lugar de la isla para disfrutar de un brunch, sin duda ese sería Valldemossa, un pequeño pueblo enclavado en la Serra de Tramuntana. En esta ocasión, además, nos hemos decantado por una propuesta de lo más tradicional: la coca de patata.

La coca de patata es el dulce estrella del municipio mallorquín. Un bollito esponjoso y tierno, con un sabor muy agradable, capaz de conquistar los paladares de los más exigentes. Nuestra recomendación: en invierno, acompáñalo de un Chococino muy caliente y en verano, prueba de combinarlo con un helado de café, ¡no te decepcionará!

Un brunch en Viena, la ciudad de los contrastes

Viena tiene una larga historia, ya que es una de las capitales más antiguas de Europa, por lo que cuenta con un patrimonio artístico de un valor incalculable. Se dice de ella que es una ciudad de contrastes en la que puedes encontrar desde grandes edificios vanguardistas, hasta cafés señoriales. También se dice que en ella nació la primera cafetería europea a finales del siglo XVII, expandiendo la tradición cafetera a todos los rincones de nuestro continente. Además, también pueden presumir de tener una variedad propia, el clásico café vienés, un espresso con crema batida que tradicionalmente se sirve en una taza pequeña.

Esa disparidad innata de la ciudad también lo encontrarás en el brunch típico vienés en el que no pueden faltar la mantequilla y la mermelada, los semmel– unos bollos de pan habitualmente rellenos de pasas, naranja o limón – las salchichas vienesas, las tartas dulces o el gulash vienés y, por supuesto, su clásico espresso con leche. ¿Te apuntas?

Buon appetito desde Roma

La cultura gastronómica de Italia, bañada por las influencias del mediterráneo en el sur y por las francesas y germanas en el norte, es una de las más extendidas del mundo. Siendo Roma el epicentro de este apetitoso país, ¿cómo no íbamos a deleitarnos con un exquisito brunch en la capital italiana?

Los fines de semana al más puro estilo italiano son para disfrutar de lo que ellos dicen dolce far niente o, lo que es lo mismo, disfrutar del placer de no hacer nada. Por eso, los sábados y los domingos se convierten en los días perfectos para disfrutar del brunch.

En un brunch en Roma no puede faltar, por supuesto, el café: cappuccinos, ristrettos, espressos... La cuestión es, ¿con qué combinarlos? Aunque la verdad es que las opciones son tan extensas como variadas, nuestra propuesta es simple: deléitate con un croissant tostado o con mantequilla y mermelada, junto a una de nuestras especialidades de espresso con leche.

brunch en roma y café

París: una parada obligatoria

Nuestro road trip finaliza con una parada en París para disfrutar de su gastronomía, considerada una de las mejores del mundo por la calidad de sus ingredientes, por el amor que hay en sus platos y por las influencias culturales que se reflejan en ellos.

El brunch típico francés se compone de dos partes: la dulce y la salada, pero a diferencia de otros brunch, se toman por separado.

La primera parte se reserva para los sabores dulces donde encontrarás una amplia variedad de pasteles, bizcochos, bollos y crepes: el delicioso pastel de manzana francés, macarons de todos los colores y sabores, caracolas de pasas, brioche con mermelada... Todo ello acompañado de los mejores tés y cafés. ¿Qué tal si probamos el café au lait o Café con Leche francés?

La segunda parte del brunch, la salada, es la más importante para los franceses ya que marca la diferencia entre un brunch y un desayuno. Esta segunda mitad la abren los huevos, un básico en la cocina francesa, que se toman seguidos de las clásicas terrinas de conejo, cerdo o pato acompañadas de pan. Y, por último, la guinda de este completo tentempié francés la ponen los quesos. ¡Un brunch perfecto para un domingo diferente!

Sea cual sea el destino culinario que elijas para tu hora del brunch, ¡seguro que será un acierto! Además, si quieres que todo salga perfecto, sigue nuestros consejos y prepara un delicioso brunch de fin de semana.