You have reached the website

Descubre cómo hacer espuma de leche para tu café en casa

Si eres de los que prefiere disfrutar del café junto con la cremosidad de la leche, incluso si es vegetal, ¡este post te interesa! Te explicamos cómo hacer espuma de leche en casa para que acompañes tus cafés Dolce Gusto®. ¡Elige tu variedad favorita, la leche que más te gusta y ponte manos a la obras

Escrito por NESCAFÉ® Dolce Gusto®

Cómo hacer espuma de leche

Hacer espuma de leche: el secreto mejor guardado de los baristas

La espuma de leche se consigue aireando la leche líquida hasta transformarla en pequeñas burbujas que aportarán un toque de cremosidad y esponjosidad extra a tu café. Algo así como una nube encima de tu taza que, además, servirá para equilibrar sabores tan opuestos como el amargor del café y la suavidad de la leche.

Sin embargo, no hay que confundir la espuma de leche con la crema o la nata. Para poder diferenciarlas, debes saber que la espuma de leche es mucho más vistosa y, si está bien hecha, debe ser de color y aspecto homogéneo, firme y persistente, y con una textura muy cremosa y suave.

Y si te quedan dudas, no te pierdas nuestro post sobre los secretos de un café espumoso y aprende a diferenciarlos ¡a la primera!

Hacer espuma de leche

Además, una buena espuma de leche no restará disfrute a tu café, sino que le sumará aroma y sabor, sin que por ello tengas que renunciar a los matices, olores y texturas de tus variedades favorita. ¿Te atreves a hacer la prueba?

Cómo hacer espuma de leche

Aunque pueda parecer que la espuma de leche solo está al alcance de los baristas más expertos, lo cierto es que el proceso de preparación es mucho más sencillo de lo que crees. Existen diferentes métodos, así que puedes probar hasta encontrar el que te dé mejores resultados o te resulte más cómodo:

Cafés espumosos a un solo clic

Si quieres disfrutar de la espuma de leche sin perder ni un solo minuto, apuesta por alguna de nuestras especialidades pensadas especialmente para ello como el Capuccino o el Latte Machiatto, combinaciones perfectas que mezclan el aromático café espresso con la cremosidad de la leche. Solo tienes que introducir la cápsula de leche y, después la de café, y tu cafetera Dolce Gusto hará el resto. Disfruta de un café lleno de sabor ¡y espuma!

Especialidades con leche Dolce Gusto

Cómo hacer espuma de leche manualmente

Si eres de los de la vieja escuela, puedes preparar tu propia espuma de leche de forma manual. Solo necesitas poner 170 ml de leche en un recipiente del doble de capacidad (recuerda que la leche se expandirá al espumarla), cerrarlo herméticamente y agitarlo durante 30 segundos.

Calienta el resultado en el microondas sacándole la tapa ¡y voilà!, tu espuma de leche casera preparada para coronar un delicioso y espumoso café.

Accesorios para espumar

Además, existen diferentes accesorios de cocina que pueden ayudarte a hacer espuma de leche en casa como los espumadores, las jarras espumadoras o las batidoras. Con cualquiera de estos utensilios conseguirás resultados de forma fácil y rápida.

Atrévete y sorprende a tus invitados con el toque de distinción que da la espuma de leche a una taza de buen café.

La leche, la materia prima también importa

La leche que elijas para hacer la espuma será clave para conseguir un sabor y textura adecuados.

Aunque hay otras opciones que veremos más adelante, la leche entera es, sin duda, la mejor elección. ¿La razón? La leche entera, pese a haber pasado por un proceso de esterilización, es el tipo de leche que más componentes conserva, y, por tanto, que más contenido de grasa mantiene, uno de los ingredientes imprescindibles para hacer espuma de leche.

Espuma de leche

La grasa es beneficiosa en este aspecto porque asegura la cremosidad de la mezcla. Además, y si quieres conseguir una espuma de leche de sabor todavía más intenso, puedes optar por las diferentes opciones de leche fresca que cada vez están más presentes en los supermercados.

Este tipo de leche ha sido, incluso, menos tratada que la leche entera y, por tanto, tiene un contenido graso mayor que puede llegar hasta el 5%.

Pero no te desesperes si prefieres las leches vegetales, ¡porque también hay opciones para ti si quieres hacer espuma de leche! En este caso, tendrás que buscar aquellas leches vegetales que contengan más grasa para facilitar su emulsión.

Con las que mejores resultados obtendrás son la leche de soja y la leche de avena por su alto contenido graso, seguidas de la leche de almendra. Sin embargo, olvídate de otros tipos como la leche de arroz pues tiene pocas proteínas y grasas, lo que dificulta enormemente conseguir una espuma consistente.

Y si quieres descubrir los secretos de otra de las combinaciones clave para darle más sabor a tu taza, no te pierdas nuestro post sobre Agua y café: una pareja inseparable, ¡te encantará!