You have reached the website

Prepara un delicioso brunch de fin de semana

Un brunch es la mezcla perfecta entre el desayuno y el almuerzo y, no hay mejor momento para disfrutarlo sin prisas que en tu tiempo libre. Sigue nuestros consejos para preparar el mejor brunch de fin de semana, invita a tus amigos o ¡regálate un momento especial!

Escrito por NESCAFÉ® Dolce Gusto®

Prepara un delicioso brunch de fin de semana

El brunch y sus orígenes

La palabra brunch proviene de la unión de dos palabras breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo) y consiste en una comida a media mañana, similar a un desayuno pero con alimentos más contundentes.

El brunch se popularizó en Nueva York entre los feligreses que asistían a la misa de los domingos, quienes sustituían el desayuno por un brunch, que al salir de la iglesia les permitía reponer fuerzas.

Su origen se remonta a finales del 1800 entre las clases altas inglesas. Los domingos muchas familias daban el día libre a sus sirvientes y ellos, antes de irse, preparaban un bufé del que pudieran servirse durante el día.

Cómo preparar el gran banquete

En la actualidad el brunch se suele tomar entre las 11 y las 17h, puede ser de tipo buffet o plato único y los ingredientes que lo componen son muy diversos. Te damos algunas ideas a continuación.

Alimentos dulces

Para incluir alimentos de este tipo opta por: creps, gofres, torrijas, magdalenas o muffins, puddings, donuts, galletas, yogures, mermeladas y ¡cómo no! tortitas o pancakes. Las tortitas son una opción muy popular en los desayunos norteamericanos y se han trasladado a los brunch de todo el mundo por su versatilidad y lo fácil de su preparación.

Para hacerlas necesitas harina, huevos, azúcar, mantequilla, leche y una pizca de levadura. Y como acompañamiento puedes escoger miel, nata, sirope, crema de chocolate, frambuesas… Atrévete incluso a aromatizar la masa con vainilla, café o chocolate y quedarán perfectas para acompañar tu Latte Machiatto Vainilla ¡un placer!

Alimentos salados

Para la parte salada de tu brunch tienes multitud de posibilidades, incluso si buscas una opción baja en calorías. Puedes incluir bacon, embutidos, quesos, patés, ahumados, panecillos, ensaladas, quiches, mariscos y por supuesto, los reyes del brunch, ¡los huevos!

Puedes preparar huevos fritos, al horno, revueltos… pero la receta más famosa que podrás degustar en un brunch son los huevos benedict, un plato completo que consiste en un huevo hervido en agua, puesto encima de un muffin inglés con bacon y bañado en salsa holandesa. Completa el menú con un buen Cappuccino y ¡deléitate!

Bebidas sabrosas

En un brunch las bebidas también son importantes y existen muchas posibilidades para darle el broche perfecto. Zumos naturales, cafés, tés, batidos, chocolates ¡y hasta cócteles!

 

Pero si quieres darle un twist a las opciones de siempre, te sugerimos que prepares un batido: mezcla un café espresso con un vaso de leche y un plátano y, si lo deseas, agrégale nata y canela en polvo. Y tranquilo, si la pereza te puede, puedes escoger una opción más sencilla y prepararte un Cappuccino Ice en pocos minutos. ¡Cremoso y lleno de sabor!

Un brunch tan atractivo como en 1895

En ese año la revista británica Punch definía el brunch como: agradable, sociable y provocador, una descripción que sigue vigente y que consigue que cada vez haya más adeptos.
Anímate y planea tu fin de semana con un buen brunch u opta por una opción muy similar para la merienda ¡la hora del té!